1/22/2012

Mientras duermes

Espero estar a tu lado en esta noche que nos separa, en este frio que nos envuelve y que nos hace aun más extraños al pensar en la eternidad, la de tus brazos largos y blancos como la nieve, la de tu mirada caliente e intensa y sobre todo tan real.

Espero que en esta noche entre el viento en tu ventana y traiga consigo estas mis palabras, no te cierres a ellas déjalas pasar, déjalas que acaricien tu vientre, tu cuello, tus oídos, quédate tan quieta como cuando te besaba cierra tus ojos y deja entrar mis palabras.

Quédate mi mujer tan divina a la expectativa de la duda de quién soy, quédate tan cerca, tan quieta que con un solo gesto te pueda besar, tan cerca que no respire aire si no tu aliento, tu encanto, tu feminidad, espérame tan quieta y divina, como las noches de mayo que solíamos pasar.

2 comentarios:

  1. Cuando las palabras son caricias... todo, todo sabe a nube.

    Un gusto leerte.
    Saludos almendrados ;)

    ResponderEliminar
  2. Como esa canción de Delgadillo, en la que se debe tener miedo de ti, no vayas siendo el viento que entre por la ventana.


    Saludos
    Tere

    ResponderEliminar