7/10/2009

El asesino de rosas


¿En qué momento me he perdido del sendero de la cordura? Fue tal vez la noche que te conocí, esa noche que en vez de ver a una simple mujer vi a una dama que al irradiar tanta belleza perdí toda razón de mi vivir, o la mañana que sin más te despediste y caminando fuiste destruyendo paso a paso cualquier trozo de razón en mi existir, dejando un vacio de existenciabilidad que he pretendido llenar con rosas en cada rincón de mi habitación, en cada paso que doy, en cada trozo de vida que se me va arrancando junto con cada pétalo que se desprende al pudrirse en mi burda imaginación, dime como parar si cada flor que voy arrancando de jardín en jardín van destinadas a tu memoria, si antes te colmaba de flores que hacer con ellas hoy que no estás, dime tu ángel moreno otra manera de pelear con tu ausencia, si esto es lo mejor que he podido encontrar, robar, matar flores de jardines ajenos, caminar sin más a las sombras de esta ciudad que grita tu nombre, dejando una rosa en cada esquina en cada lugar que me recuerde a ti, dejando mil rosas a mi paso, esperando vanamente que algún día te regresen a mí.

Safe Creative #0909014344615

2 comentarios:

  1. Las rosas... son un elemento esencial en cada poesía o en cada frase, será tal vez por ello que amo las rosas rojas... hermoso escrito, mesclar la ausencia de un amor con una rosa muerta, muy interesante, en fin, gracias por ser uno más de mis amigos del blog, sonrie y se feliz, hasta pronto ^^

    ResponderEliminar
  2. Este me gusto mucho, lo que provoca el amor, mas aún lo que provoca el desamor. Sin penas como estas, que seria de ecritores como tú.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar